Sábado, Diciembre 05, 2020

Buscar

Charcas SLP

Redes

El Charcas de 1936

Imprimir

Profr. Victorino Carranza García.

Siempre es interesante asomarnos al pasado, para ver cómo era nuestros pueblos en esa época; damos por hecho que todos los pueblos en todos los tiempos tienen una amplia gama de acontecimientos importantes para la vida de cada uno de ellos; Charcas no fue la excepción, en el año de 1936 ocurrieron una serie de sucesos que a la postre enriquecen la historia de nuestro pueblo. 

Autoridades locales y estatales. 

En ese año iniciaba una nueva Administración Municipal encabezada por el Sr. Pablo Hernández, como Presidente Municipal; en ese tiempo el cuerpo de regidores no se nombraba íntegro tal y como se hace actualmente, sino que en unas elecciones se nombraba el primero y tercer regidores, y seguían en funciones el segundo y cuarto, en las siguientes elecciones era al contrario; en el año que nos ocupa se nombraron como Segundo Regidor Propietario el Sr. Ramón Landeros y su suplente el Sr. Manuel Castillo; como Cuarto Regidor Propietario el Sr. Francisco Reina y su suplente el Sr. Apolonio Sauceda; cabe hacer la aclaración que este Ayuntamiento fue el último cuya duración fue de dos años, como habían sido todos los anteriores, pues ya el siguiente fue de tres años tal y como es hasta la fecha.

Las diferentes autoridades en ese tiempo eran: Gobernador del Estado,  Coronel Mateo Hernández Netro; Diputado Local, Sr. J. Blas Guerrero; Srio. General de la Sec. 6 del Sindicato Minero, Sr. Pedro Navarro; Gerente de la Cía. Minera ASARCO, Unidad Charcas, Sr. D. J. Pope; Parroquia de San Francisco, Sr. Cura Vérulo Hernández; Médico de la Cía. Minera, Dr. Vicente Cázares; Médico Municipal, Sr. Manuel G. Rodríguez.


Aspecto educativo.

Ya en esta época estaban funcionando varias escuelas en las comunidades rurales, sin embargo me voy a referir exclusivamente a las escuelas de la cabecera municipal,. Mismas que eran la Escuela Primaria “Benito Juárez” la más antigua de la localidad pues existió desde la segunda mitad del siglo XIX, que en ese tiempo era para niños y la “Melchor Ocampo” para niñas, pues según el criterio de esa época “los sistemas escolares optaron por la separación de sexos por razones morales ―no se debía fomentar la promiscuidad― y educativas ―la finalidad de la educación de los chicos era diferente de las chicas: a ellos debía darles la formación necesaria para actuar en el espacio público, con lo que cuando acabaran los estudios secundarios podían obtener el título de bachillerato; a ellas debía proporcionarles los conocimientos útiles para ser buenas madres y esposas” (Wikipedia.org), sin embargo en la época a que se refiere este artículo ya el sistema era mixto pues en Charcas desde el año de 1929 se implantaron las escuela coeducativa y la Escuela Benito Juárez fue para ambos sexos, desapareciendo la Melchor Ocampo. En el año de 1936 el Director de la Escuela era el Profr. José B. González; las otras escuela que existían era el Colegio Particular “Hidalgo” que estaba en donde después construyeron el Hotel París (al lado norte del Jardín Hidalgo y enseguida del Templo Cristiano) y que en ese tiempo según nos cuenta la maestra Aida López Castro, que fue alumna y maestra de ese colegio, daba hasta la calle Pípila en donde tenía otra puerta; aquí empezó a funcionar dos años despuésl, en el año de 1938 y en aulas prestadas, el Jardín de Niños “Hidalgo”; otra escuela era el Colegio Particular “Diez Gutiérrez”, que estaba en donde ahora está la institución bancaria “Banorte” y como parte de este colegio estaba el salón de eventos sociales “Pájaro Azul”, ambos inmuebles se construyeron en parte de lo que fue la hacienda de beneficio San Francisco.  


Salud.- 

En este año hubo una epidemias, de sarampión y gastroenteritis, por ello se les enviaron sendos oficios a las señoritas directoras de los colegios particulares Diez Gutiérrez e Hidalgo, comunicándoles que pasaría a esas escuelas el médico municipal para valorar a los niños y poder aplicar medidas preventivas posteriormente al Dr. Abundio Estrada, Jefe de los Servicios Sanitarios Coordinados en el Estado, le solicitaron brigadas sanitarias para combatir estas enfermedades.

En esta época existían varias cantinas y centros nocturnos, uno de ellos era La Casa Blanca y en ese año se presentaron bastantes contagiados de enfermedades venéreas, por ello se le pidió al Sr. Manuel G. Rodríguez, Médico Municipal, que hiciera un examen minucioso de las “mujeres públicas”, a petición del Secretario General de la Sec. 6 del Sindicato Minero, pues se quejaba de que “muchos trabajadores están resultando atacados de enfermedades venéreas; han “desechado” de la mina a más de 150 hombres enfermos, debido a que entre las mujeres públicas hay muchas enfermas”, posteriormente se les hizo llegar una circular a las mujeres que trabajaban en cantinas para que se presentaran a pasar el registro sanitario los jueves de 15 a 16 horas en la sección médica municipal.


Panteón Municipal

Como antecedente debemos recordar que el panteón que estaba en funciones era uno muy antiguo, pues seguramente se construyó en el siglo XIX, ya que por ese tiempo se dio la orden de que los panteones debían estar fuera de la población y en esa época al parecer nuestro pueblo terminaba por el lado norte hasta el arroyo de San Nicolás (que también antiguamente se le conocía como Arroyo de la Zanja), este panteón estaba en lo que ahora es la primaria Justo Sierra, la Universidad Intercultural de San Luis Potosí, la calle Jerónimo López Payán, una inspección escolar, el Telecable del Altiplano y casas aledañas; en ese año (1936) se vio la necesidad de construir uno nuevo, pues como se decía “..desde tiempos inmemoriales existe el Panteón de este lugar casi en el corazón del pueblo estando con esto seriamente amenazada la salubridad pública, y siendo además muy reducido al grado de que algunas veces hay que exhumar restos humanos que apenas tienen tres o cuatro años de inhumados..”  diremos que ya antes se había construido otro panteón al poniente de la ciudad a un lado de los pozos de la Cía. Minera Asarco, se le conocía como el Panteón Nuevo, cabe aclarar que se construyó antes de que entraran a funcionar los pozos que posteriormente proporcionaron agua a la Mina, pues estos debieron perforarse alrededor del año de 1925 ya que en el mes de junio de ese año los señores Félix Belmares e Inocencio Andrade dirigían un oficio a las autoridades municipales quejándose del  “agotamiento de sus pozos con motivo de las perforaciones que ha hecho la Cía. Asarco” y baso mi suposición en que ya antes existía este Panteón Nuevo pues en el año de 1917 se hablaba de la “construcción de adobes para terminar el nuevo Panteón”, pero seguramente la compañía minera Asarco, presionó para que se clausurara este cementerio y probablemente argumentó que se podía contaminar el agua que se bombeaba a la mina, y ya en 1929 se empezaba a planear construir el cementerio en otro lugar y el llamado Panteón Nuevo es casi seguro que ya estaba abandonado. 

Entre los proyectos que tenía el nuevo Ayuntamiento Municipal estaba la construcción de un nuevo Panteón Municipal; y para ello la Presidencia Municipal implementó varias acciones, entre otras se hicieron varias actividades tendientes a reunir fondos para la obra de referencia, como por ejemplo funciones en el Teatro Morelos, kermeses, “vuelos de recreo” en un aeroplano cobrando $ 5.00 por cada vuelta, se solicitó ayuda a personajes de la política, entre otros al Gral. Saturnino Cedillo y al Diputado Local, Sr. J. Blas Guerrero; al mismo tiempo se pidió autorización tanto al Secretario General del Departamento de Salubridad Pública, de la ciudad de México, D. F., como a la oficina de Servicios Sanitarios Coordinados en el Estado de San Luis Potosí, y ambas instituciones dieron su autorización, por lo que se empezó a construir el Panteón que está en uso hasta la actualidad, pero no avanzó mucho la obra pues fue terminado en el año de 1944 en la Administración Municipal encabezada por el Dr. Regino del Pozo, como Presidente Municipal y el Sr. Genaro Mendoza como Regidor de Obras, quienes hicieron la mayor parte pues en un informe que rindieron al Gobierno del Estado anotaban “La actual administración recibió prácticamente los cimientos habiendo sido necesario levantar la mayor parte de las bardas e íntegramente la portada del edificio”.- CONTINUARÁ

05 Diciembre 2020