Sábado, Diciembre 05, 2020

Buscar

Charcas SLP

Redes

En Charcas… recordando el pasado (Continuación)

Imprimir

Profr. Victorino Carranza García. 


Al crearse el municipio de Charcas, de acuerdo con el decreto Núm. 50 de fecha 5 de diciembre de 1826 del Congreso Constituyente de nuestro Estado de San Luis Potosí, a nuestro pueblo se le dio la categoría de villa, al mismo tiempo que dejó de ser cabecera de Partido, tal y como lo había sido desde su fundación, y nos incorporaban a la de Venado; ante esto, como lo comentamos en el artículo anterior, un grupo de vecinos se trasladaron a la ciudad de San Luis Potosí a pedir que siguiera siendo cabecera de partido, y para ello argumentaban las ventajas que tenía nuestro pueblo en comparación con otros pueblos vecinos; sin embargo de nada sirvió todo esto, nuestro pueblo dejó de ser cabecera de partido y siguió siendo una villa por cosa de un poco más de cien años, pues no fue sino hasta el 22 de abril de 1928 cuando el Congreso del Estado le concedió a nuestro pueblo la categoría política de ciudad.

En esa época Charcas contaba además de las casas consistoriales (ahora es la Presidencia Municipal) tal y como se comentó en el artículo anterior, con lo siguiente:

LA ALHÓNDIGA: Era el lugar donde se compraba y vendía el maíz; dependía de la Presidencia Municipal y ésta nombraba un administrador o mayordomo como también se le nombraba, para que la manejara. Tenía por objeto proteger al pueblo para que el comercio no aumentara desmesuradamente los precios de este producto de primera necesidad; en esa época todos los pueblos de cierta importancia tenían su alhóndiga, por ello en la Altiplano no en todos los lugares existía este almacén de granos. Los introductores llegaban con su cargamento de maíz y ahí lo entregaban, no lo podían vender en otro lugar (aunque en ocasiones lo hacían pero era en forma clandestina), ahí se vendía fijándole un sobre precio como gastos de manejo. La Alhóndiga estaba en lo que ahora es la Escuela Art. 123 “Fernández de Lizardi”, la parte de enfrente todavía es la construcción original.


EL HOSPITAL:

En el año de 1801 el español radicado en nuestro pueblo (Real y Minas de Santa María de las Charcas), Juan Estevan Hernández, quien era el Administrador de Alcabalas (impuestos), en su testamento legaba sus bienes para la fundación de un hospital para que en él “se asistan y curen caritativa y amorosamente, según se requiera, los pobres enfermos de aquí y pasajeros”; el hospital llevaría por nombre “Hospital de nuestra Señora del Rosario”; curiosamente el nombre no era en honor de la de Charcas sino de la Virgen del Rosario de Vitoria, provincia de Álava España, de donde él era oriundo; sin embargo su deseo no pudo llevarse a efecto sino hasta el año de 1814, a cargo del Sr. José Joaquín de Errazu que era uno de sus albaceas. El hospital empezó a decaer en la segunda mitad del siglo XIX hasta que dejó de funcionar. No conocemos el lugar exacto en donde estuvo este hospital, pienso que estuvo en alguna casa de la actual calle Ignacio Zaragoza, pues todavía en las ferias del mes de septiembre, en las primeras décadas del siglo pasado los bailes y cantinas se ponían en la calle Del Hospital y todo indica que era la calle Zaragoza, seguramente que ahí se colocaban en las plazas del Teatro al Aire Libre (Plaza de la Revolución) y la del Monumento al Minero, ya que en esa época estaban vacías.


ESCUELAS:

En el año de 1820 se expedía un Bando de Buen Gobierno en nuestro pueblo por “José María de la Mena Cap. Comante. de la Compañía Fieles Realistas de esta Cabecera y su distrito y D. Juan Nepomuseno ambos Alcaldes del Ylustre Ayuntamiento de este Real por la Constitución de la Monarquía Española” y en lo que respecta a las escuelas decía “Que desde el lunes diez del corriente todos los padres de familia y todas y cualesquiera persona que tenga hijos y niñas capaces de ir a la Escuela, los dirijan a la de primeras letras de este Real entendiéndose lo mismo con las niñas a la que se va a establecer dotada de los fondos públicos de este Real, para que todos sepan leer, escribir y contar y en estando aquellos entrar a la clase de gramática que se ha abierto en este convento”.

Ya en el México Independiente, como se dijo en otra parte, el primer Gobernador de San Luis Potosí pidió a los municipios que hubiera escuelas de primeras letras y Charcas fue de los pocos municipios que contestaron que contaban con una escuela y probablemente ésta era la escuela que se mencionó en el escrito mencionado anteriormente.


DIPUTACIÓN DE MINERÍA:

En Charcas existía esta corporación desde la época de la colonia y se encargaba de resolver todos los asuntos relacionados con las minas del municipio, periódicamente se nombraban dos diputados de minería de entre los mineros de la localidad y su función consistía “en promover los intereses de los mineros, vigilar el estado de las minas. En materia de justicia actuaban como jueces de primera instancia, solamente en lo relacionado con la minera. Conocían de las causas relativas a descubrimiento, pertenencias, medidas, desagües, deserciones y despilaramiento de minas, avíos y rescates de metales. También conocían en materia criminal de los hurtos cometidos sobre metales en piedra oro, plata, plomo, herramientas y demás artículos pertenecientes a las minas, así como de otros crímenes, como las insubordinaciones, cometidos en las minas o beneficios” todavía en los años veinte del pasado siglo existía esta institución.


EL CUARTEL, Y OTROS:

Desde el año de 1796 estaba de guarnición en San Luis Potosí, Charcas y Matehuala el Regimiento de San Carlos bajo el mando de Félix Ma. Calleja, para la protección de la población de estos lugares y en 1810 fue la base del ejército realista que combatió a los insurgentes; posteriormente en el año de 1811 fue creado en nuestro pueblo la Compañía de Infantería de Realistas fieles del Real de Charcas, para auxiliar al Ejército realista; y seguramente todos ellos lo alojaban en el cuartel que mencionan los peticionarios que fueron a entrevistar a los diputados del Congreso Constituyente de de nuestro Estado; todavía en las primeras décadas del siglo pasado se menciona la calle del Cuartel Viejo, cuya ubicación exacta ignoramos.


EJIDOS:

En esa época la palabra ejido no tenía el significado que tiene ahora, pues ejido era el terreno que pertenecía al Ayuntamiento Municipal y que después conocíamos como Fundo Legal; cuando se fundaba un municipio se le daban terrenos de ejidos y el Ayuntamiento los rentaba para sembradío o para que pastear la ganadería y a propósito estas renta constituían el principal ingreso del erario municipal; sin embargo para el año de 1919 el Ayuntamiento no tenía esta atribuciones pues el 15 de agosto de ese año el Cabildo Municipal tomaba el siguiente acuerdo “Acuerdo del H. Ayuntamiento: se dirija oficio al Supremo Gobierno del Estado diciendo que siendo los ejidos lo que más produce a este municipio y ya que no está en las atribuciones de los Ayuntamientos cobrar arrendamientos diga en qué forma es aplicable la contribución a que se refiere la cláusula 5ª”

 
MESONES:

Aunque en el escrito que se menciona líneas atrás no alude a los mesones éstos existían en la época que nos ocupa y así tenemos el de San Francisco, construido en 1771 y cuya entrada estaba por la Plaza de San Nicolás, actual Plaza de la Constitución y el Mesón de la Virgen que estaba en donde se ubica la actual casa de la familia Vigil Pérez, la entrada estaba por la actual calle Julián Carrillo, y por ello en ese tiempo se llamaba Calle del Mesón y por la parte de atrás daba a la calle de La Estación, actual calle 20 de Noviembre (seguramente tomaba el nombre de calle de La Estación, porque aquí estaba la salida al camino que llevaba a la estación del ferrocarril)

05 Diciembre 2020