Charcas San Luis Potosi Una Ciudad con Tradiciónes

Visítanos en facebook

Noticias


Strict Standards: Non-static method ModLightRSSHelper::getFeed() should not be called statically in /home/newadmin/public_html/modules/mod_light_rss/mod_light_rss.php on line 21

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/newadmin/public_html/modules/mod_light_rss/tmpl/default.php on line 16
El nombre de “Santa María de las Charcas” que los españoles impusieron al mineral fue en honor de la “Virgen María” y “Charcas” es en referencia a la región minera que se encuentra al norte de Sucre en Bolivia. Esta región llegó a ser una intendencia muy importante pues su jurisdicción abarcó una parte del norte de Argentina y otra de Uruguay, destacándose esta región por su riqueza.

Tweet


Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/newadmin/public_html/modules/mod_twfollow/tmpl/default.php on line 38

Síguenos en twitter

(Leyenda de mineros)

En todos los centros mineros del mundo existen creencias y supersticiones relacionadas con el interior de la Tierra, con la oscuridad, con los metales. Por tal razón hay muchas leyendas de por lo menos un espíritu que cuida las minas y que vive adentro de ellas. Eso es lo que cuenta infinidad de mineros de cualquier rincón del planeta. El Altiplano potosino ha sido, desde la época colonial, gran productor de plata y de otros metales preciosos. Las zonas mineras más importantes están ubicadas en los municipios de Catorce, de Charcas, de Guadalcázar y de Villa de la Paz y en todos esos lugares se habla del famoso «Jergas».

Abajito del Cerro del Salteador, hay una cueva, justo al lado del ojo de agua. Y ahí se aparece una señora lavando. Esa señora, según cuentan, era la esposa de uno de los guerrilleros, de los salteadores que robaban por ahí, porque por ahí pasaban diligencias. En esa cueva están enterrados todos los tesoros que fueron acumulando, desde antes de la Revolución.

Desde tiempos inmemoriales, infinidad de coterráneos afirman haber observado brujas y fantasmas; otros que hasta han platicado con el diablo, oído ruidos de ultratumba y saben con precisión el lugar exacto donde se encuentra una relación; porque ahí, en ese lugar, han visto algunos incendios por las noches o bien, han logrado observar comportamientos anormales.

Los Minerales de cerro de San Pedro estaban en auge y como llegaban muchos buscadores de oro, el comercio era próspero. Las autoridades dispusieron el arreglo de dos principales corrientes, una de ellas venía por el suroeste y formaba permanentemente lo que se llamaba Los Charcos de Santana.